Azul y Blanco rivaliza con sus aliados a 5 días para las elecciones

Post thumbnailYair Lapid, número 2 de Azul y Blanco, busca votos en sus propios aliados. Foto: Reuters/Ammar Awad
La campaña política, para estos terceros sufragios en un mismo año,  está más caliente que nunca. Los dos partidos principales pretenden quitarle poder a los más chicos. El elegido en Azul y Blanco para iniciar la campaña de desprestigio contra sus aliados fue Yair Lapid. El número 2 en la unidad que comanda Benny Gantz cambió el método de demanda hacia el electorado. Solamente quedan 6 días para ir a las urnas y su único remedio es debilitar a quienes pueda.

Lapid utilizó sus redes sociales para "abstenerse de votar a Avodá-Meretz". Le planteó al ciudadano de centro-izquierda que no hay otra alternativa que apoyar a Gantz para impedir un nuevo gobierno de Netanyahu. "Si planean votar por Avodá-Meretz háganse una pregunta: ¿Qué quedará de la democracia israelí si Bibi ganara incluso por un mandato?

La mano derecha de Benny Gantz intenta provocar un shock en los votantes de su frente. Después de una caída en las encuestas y la posible pérdida de asientos en la Kneset para el partido Azul y Blanco, Lapid lanzó una estrategia para reclamar los votos perdidos.

Al principio de esta campaña para el 23o Parlamento, las internas del partido Azul y Blanco confiaban en mantener fuertemente conectado el lazo con Avodá-Meretz. No era un secreto sino parte del bosquejo. Fueron y siguen siendo aliados en contra de la derecha-religiosa en manos de Netanyahu. Pero al parecer, a menos de una semana para las votaciones, Azul y Blanco busca quitar electores a camaradas para fortalecer su partido.

Desde el sector de Avodá-Meretz respondieron cálidamente a las declaraciones de Lapid, sin absolver cualquier tipo de unión. Amir Peretz, la cara importante del partido laborista, expresó manifestó: "Yair, estableceremos un gobierno con Gantz y un corazón social. Estamos trabajando para ganar las elecciones, siéntase libre de unirse a nuestro esfuerzo. Una papeleta de Emet (siglas de Avodá en las urnas) es un voto seguro contra Bibi". Mientras tanto, su compañero Nitzan Horowitz, quien está al frente de Meretz, le contestó a Lapid: "Mi amigo Yair, no interfieras con nuestro trabajo en el terreno y no interfieras con Bibi para que Gantz sea el primer ministro".

Las réplicas a las declaraciones de Lapid no quedaron ahí. Revital Swid, candidata por el mismo espacio, si lo enfrentó.  "Es sorprendente que a Yair Lapid aún no se le hayan enseñado matemáticas básicas. Solo el tamaño del bloque determina que se ha demostrado claramente en las últimas dos elecciones", sostuvo la novena aspirante de Avodá-Meretz.

Lo más razonable para estos espacios políticos es mantenerse juntos. Sin embargo ¿Existe la posibilidad que Azul y Blanco salga a buscar apoyo en partidos de la vereda contraria?

En sólo 6 días empezaremos a ver si estas elecciones tuvieron alguna finalidad.