Portada  |   Economía  |  Mundo Judío  |  Arte y Espectáculo  |  Oriente Medio  |  Opinión  |  Diplomacia  |  Nacional  |   Turismo  |   Blogs Aprenda hebreo
Portada -> Notas
 
Publicado 17/01/2013 13:11
Opinión
Carta abierta a Europa
Dr. Dror Eydar*



Queridos europeos:
Ustedes convocaron a nuestros embajadores para ser amonestados por la cosa más natural del mundo: establecernos en nuestro propio país. Están ustedes equivocados. Nunca nos asentamos en “territorio palestino ocupado”. Este es nuestro país, la única patria del pueblo judío. No hemos venido a Israel a causa de los pogromos o el Holocausto. Nosotros no les pedimos que nos hicieran ningún favor “a expensas de los palestinos” porque otros países tuvieran la afición durante siglos de destruir, matar y aniquilar judíos.

Nunca abandonamos el sueño
1. Volvimos a casa porque era lo que queríamos, con toda nuestra alma, desde hacía muchas generaciones. Nunca abandonamos el sueño de volver a Sión. Nunca importó en qué parte del planeta estuviesen, los judíos siempre rezaron mirando hacia Sión. Tres veces al día pidieron a Dios que se les permitiera contemplar el retorno a Sión con sus propios ojos. Aunque daban gracias a Dios cada vez que comían pan, siempre oraban en gracia después de las comidas también: “Ten piedad de Sión” y “ Construye Jerusalén rápidamente, en nuestro propio tiempo.”
En el momento más feliz de sus vidas, el novio y la novia prometieron el juramento de los exiliados de Sión: “¡Si me olvido de ti Jerusalén, que se me seque la diestra, Se pegue mi lengua al paladar si no me acuerdo de ti, si no exalto a Jerusalén como colmo de mi gozo!” Incluso durante el exilio, el ciclo del año judío se estableció de acuerdo con las estaciones agrícolas en la tierra de Israel. Nuestro pueblo comenzó a regresar a nuestra tierra en grupos, de manera constante, más de cien años antes de que el movimiento sionista fuese establecido.
La tierra se mantuvo fiel a los suyos. Nunca aceptó otra nación. Desde que fuimos exiliados, ningún Estado existió aquí. La mayor parte del territorio se mantuvo vacío durante siglos.
Los nómadas pasaron por ella. Después de que el Segundo Templo fuese destruido en el siglo I dC, muchos judíos se quedaron allí. Sobrevivieron a la ocupación cristiana hasta el siglo VII, cuando los musulmanes ocuparon la tierra y les dieron a los judíos dos opciones: la conversión al Islam o el exilio. Los que se aferraron al Dios de Israel fueron al exilio.
Los que se aferraron a la tierra de Israel se convirtieron al Islam. Vivían como los anusim, conversos forzados, de España durante una generación o dos, y luego fueron asimilados. ¡Qué ironía de la historia, los verdaderos árabes veteranos en Israel tienen raíces judías. La gran mayoría restante llegaron después de que los judíos empezamos a volver a casa.
Al igual que los inmigrantes musulmanes en vuestros países, los musulmanes de la región llegaron a Israel en busca de trabajo. Muchos de ellos llegaron aquí cuando los británicos dominaban el país.
Los británicos se comportaron con crueldad hacia los judíos impidiéndoles regresar a casa. Pero no prestaron atención a los árabes de Oriente Medio, que entraron en Israel sin obstáculos. Por cierto, en 1948, muchos de los árabes dejaron Israel por consejo de sus líderes, que les dijeron que se mantuviesen alejados hasta que terminaran con los judíos.
Para ellos, las Naciones Unidas modificaron la definición de refugiado: “cualquier persona que hubiese vivido en la tierra de Israel dos años antes de 1948”. Entiendan que durante la primera mitad del siglo XX, cientos de miles de árabes llegaron aquí, y hasta el día de hoy siguen reclamando el “derecho al retorno”.
Queridos europeos, ustedes también tienen un papel en esta farsa.

Ni siquiera pueden encargarse de la ocupación musulmana
2. Palestina, en realidad, Palestina es el nombre que los romanos dieron a la región en el siglo II de nuestra era para acabar con todo rastro de la conexión entre los judíos y sus tierras. Los árabes de la zona ansiosamente adoptaron este nombre romano, que recuerda a los filisteos, las naciones marítimas que habían invadido Canaán mil años antes. También adoptaron la intención romana de acabar con todas las conexiones entre los judíos y su tierra. Gran parte del tiempo, también trataron de borrar toda conexión entre los judíos y sus cabezas. Ellos les envidiaban a ustedes su historia. Ustedes presumen de tratar de resolver el conflicto entre nosotros y el mundo musulmán, pero ni siquiera pueden encargarse de la ocupación musulmana de sus propias ciudades.
No está lejos el día en que millones de inmigrantes musulmanes se levanten para exigir una parte de sus propios países:

la autonomía islámica, la partición de la tierra o, si ustedes continúan sin tener hijos, una toma de control islámico lograda por medios completamente democráticos y políticamente correctos. ¿Qué harán entonces? Su instinto de supervivencia se apagó hace mucho tiempo.
¿Creen que si ustedes cooperan con la mentira árabe podrán comprar paz y tranquilidad? ¿Creen que si nos sacrifican en el altar de sus intereses cortoplacistas, los dejarán tranquilos? ¿Es realmente tan corta su memoria? ¿Son realmente tan sordos que no oyen la multitud rugiendo en sus calles?
Ustedes han confundido nuestra historia con la suya. Ustedes fueron los colonizadores, los que saquearon países que no les pertenecían, dibujaron fronteras imposibles que cruzaban por territorios tribales y unían a opuestos (véanse Siria, Líbano e Irak) y condenaron a regiones enteras a la guerra sin fin, y planearon aprovecharse de sus problemas siempre que pudiesen.
Lo que nosotros hicimos fue volver a casa. No somos colonizadores extranjeros. Somos los únicos herederos legales de esta tierra. No volvimos a Tel Aviv, sino a los lugares donde nació nuestra nación y tomó forma: Judea, Samaria y Jerusalén. Ustedes conocen la Biblia, ¿no? Una persona no puede ser un invasor en su propia casa.

Intentamos llegar a un compromiso
3. Aún así hemos intentado, muchas veces durante los últimos cien años, llegar a un compromiso con nuestros vecinos sobre nuestra propia tierra. Después de todo, somos personas racionales. Nuestra ley antigua enseña que cuando dos personas que se aferran a una capa a la vez, cada uno diciendo: “Es todo mío”, deben compartirla. Nunca creímos en el reclamo árabe de “es todo mío”. Esta tierra nunca fue suya. No contentos con la enorme cantidad de tierra que nos rodea, también codiciaron el “cordero del pobre” de los judíos, nuestro país.
Sin embargo, estábamos dispuestos a renunciar a una o dos habitaciones de la casa, pero eso no cambió nada.
El objetivo públicamente declarado de nuestros vecinos no era un Estado independiente, sino la completa destrucción de los judíos en su propia tierra. Ellos nunca tuvieron la intención de renunciar a su fantasía de destruir el pequeño Israel, incluso con las fronteras imprudentes que Ehud Olmert les ofreció en 2008.
Esto se aplica incluso con más fuerza a las fronteras establecidas en Oslo por el equipo de soñadores en el gobierno de Rabin.
Lo que no pudieron lograr por la violencia, trataron de obtenerlo mediante la negociación. Cuando se cansaron de eso, volvieron a inmolarse en nuestras ciudades. Volvieron a negociar una vez más, y durante los descansos, entraron en la habitación de al lado y dispararon misiles contra nuestros jardines de infantes. Es una especie de hobby. Luchadores por la libertad, ya saben...
La verdad es simple y aterradora, y ustedes en Occidente simplemente no la entienden. Por desgracia, nuestra propia izquierda en Israel tampoco la entiende. Suena demasiado primitivo y estúpido. Traten de recordar cuántas veces durante su larga historia se despreciaron verdades solamente porque sonaban demasiado simples o poco sofisticadas. A diferencia de las modas filosóficas que asumió el continente, la realidad es a menudo simple y clara.

El puesto avanzado de Occidente
4. Pero su visión de la realidad se corrompió hace mucho tiempo por una forma de pensar cuyo ideal es la necesidad de paz a cualquier precio - incluso a costa de su suicidio, o de nuestro suicidio. Aún buscan esa paz, incluso cuando nuestros vecinos han demostrado un desinterés completo en las numerosas propuestas que se les han ofrecido. Incluso lo reconocen, pero no en inglés, no a ustedes.
Lo dicen a su propio pueblo abiertamente, en simple árabe. Recientemente lo han hecho en inglés, a partir de la plataforma del orador de la ONU, ante sus propios ojos. La mentira nunca fue más obvia, pero ustedes insisten en agarrar el dobladillo de su túnica mugrienta, gritando “¡Eureka!”
Ahora nos reprenden por nuestra intención de construir viviendas en nuestra propia tierra. ¿Cómo sería esta tierra sin nuestro pueblo? ¿Cuál sería Jerusalén sin nuestra nación? ¿Cuál sería la civilización occidental sin los judíos? Israel es el puesto avanzado de Occidente. El Islam lo entiende. Por eso nos están atacando y les azuzan a ustedes contra nosotros. El retorno a Sión no es un asunto del pueblo judío solamente, es de interés para ustedes, estimados europeos. Sin el retorno a Sión, ustedes también perecerán.

(El artículo fue publicado en el periódico Israel Hayom).



Compartir:
    im Del.icio.us     im Digg     im Google      im Yahoo     im Meneame     im Facebook     im Twitter


Agregar Comentario
Nombre:
E-mail:
Mostrar No mostrar
Pagina Web:
Titulo:
Comentario
Maximo de 280 letras



 
Parece un sueño

Los horrores vividos por el judío Samuel Rabin hasta su liberación en el campo de exterminio de Auschwitz

Más

 Precio
69 NIS. Comprar
28USD. Comprar

Ó
Por
PayPal

Salud, Cecilio y Amor

Colección a la vez útil e inspiradora en las notas del doctor y amigo, sobre una amplia gama de problemas médicos, prese...

Más

 Precio
69 NIS. Comprar
35USD. Comprar

Ó
Por
PayPal

Los cuentos que no conté

Cuentos cortos que recopilan los hechos y vivencias personales de carácter anecdótico....

Más

 Precio
49 NIS. Comprar
25USD. Comprar

Ó
Por
PayPal

Diario de Entebe

Shimon Peres, quien fuera entonces ministro de defensa, describe los entretelones de los eventos diplomáticos, políticos...

Más

 Precio
69 NIS. Comprar
35USD. Comprar

Ó
Por
PayPal

Portada Servicios Shopping Suscribase Hoy Newsletter Contactenos Nosotros
             
RSSRSS DelicousDel.icio.us DigDigg GoogleGoogle YahooYahoo MeneameMeneame FacebookFacebook TwitterTwitter

Aurora Israel         © Copyright 1995-2014
Director Arie Avidor         Aurora-Israel.co.il