Argentina-Israel: Laven la camiseta manchada de sangre y levanten la copa de la hipocresía

Post thumbnailFoto Wikipedia CC BY-SA 4.0
Por Mara Klarinsky

Argentina suspendió el partido de fútbol amistoso que debía jugarse en Israel, como consecuencia de la protesta de partidarios palestinos. Nada puede ser más ridículo que este argumento, ¿se percataron hoy, en junio del 2018, del conflicto en Oriente Medio a pocos días de jugarse dicho partido? Si esto es así, un poco menos de fútbol y más información les vendría bien, tanto a los jugadores como a los dirigentes.

Años que este país está en conflicto con sus vecinos y ninguna pelota cayó para estos lados desde el más acá ni desde el más allá. ¿Hasta hoy los jugadores no se habían enterado que existía un conflicto Israel-palestinos? ¿Hasta hoy los jugadores no se enteraron que había palestinos muertos; israelíes muertos; ciudades destruidas? Un país democrático que sufre a diario incendios provocados por los mismos que ellos defienden, sirenas que suenan casi a diario por los ataques permanentes que sufren las ciudades israelíes lindantes o cercanas a Gaza. ¿Y del otro lado? Entiendo que hasta hoy tampoco sabían que había “tantos” palestinos muertos y que Israel tenía “las manos manchadas de sangre”, ¡vaya ignorancia la suya!, se podría decir que creen en el dicho “más vale tarde que nunca”.

Entonces estas personas que creen en la opinión de “30” manifestantes tan a rajatabla deberían hacerse eco de su conciencia e investigar un poco más, venir a Israel y ver que en nuestras calles se puede caminar libremente; que los palestinos trabajan en lugares “donde pueden hacerlo libremente” que nadie les obliga a cruzar la valla y adentrarse en Israel para cumplir sus tareas, pero lo hacen porque sus dirigentes no les dan otra alternativa, ¿será también eso culpa de Israel?

Deberían saber que en Israel los árabes y los judíos conviven y toman café juntos, trabajan juntos, comen en los restaurantes juntos, tienen sus bebés en los mismos hospitales, con los mismos doctores y enfermeras y les limpian sus cuartos tanto israelíes como árabes y entre ellos hay un número incalculable de palestinos. Ambos lados pueden leer libremente los periódicos, manifestarse en las calles si así lo desean, disfrutar de todos los derechos de un mundo libre y hasta se pueden dar el lujo de tener representantes en el Parlamento israelí, donde dejan oír sus voces cuantas veces quieren, ¿será que esta situación también la pueden disfrutar entre sus dirigentes terroristas en Gaza?, o sin ir tan lejos, en Ramala?

Eso sí, por un motivo desconocido para el mundo, Israel, la única democracia del Oriente Medio, no acepta trabajadores ni turistas partidarios del Hamás, del ISIS, de la Yihad Islámica, etc. Nadie entiende las razones exactas, pero por alguna razón no les permite la entrada al país y además tratan de combatirlos cuando “por casualidad, y sin querer” ellos atacan.

Mala costumbre la de este país, tratar de defender a su gente y a sus propiedades, cuando para aquellos que pensaron en el boicot contra Israel, todo vale, hasta ensuciar un partido de fútbol, pintar con unas manchas rojas unas camisetas y frotarla por la cara de aquellos “desinformados” que de pronto les dio miedo. Miedo de venir a un país libre, a un país democrático, a un país donde diariamente es visitado por intelectuales, artistas, cantantes, científicos, políticos y turistas del mundo entero.

¡Mundo! Sacate la careta de una vez, contá que esta oportunidad te sirvió de propaganda, que esta gente no tenía ninguna intención de venir desde un principio. Aclará cuáles fueron los verdaderos motivos por suspender este partido a tan pocos días del encuentro, y dejá de culpar a Israel por todas las desgracias del mundo. Ya es hora que hablés con las autoridades palestinas, para saber ¿por qué hambrean a su gente? ¿Dónde va todo el dinero que reciben para sus ciudadanos? ¿Por qué ponen siempre de escudos humanos a los niños, mujeres y ancianos? ¿Por qué desde los jardines de infantes les enseñan a los niños a odiar a sus vecinos y a utilizar armas? ¿Por qué no permiten la libre expresión de su gente? ¿Por qué no tienen hospitales, medicinas, luz propia, alimentos y sí lo tienen para las armas? ¡Ah! olvidaba: ¿Las amenazas de muerte a los jugadores de fútbol argentinos y a sus familias también fueron emitidas por “pobres” palestinos que se defendían de Israel?, y los jugadores del seleccionado argentino ¿a quién temen? ¿A Israel por ser un país que, según el mundo, está en contra de los derechos humanos o a esos palestinos que los amenazaron de muerte?

¡Oh! qué casualidad que en estos momentos que estoy escribiendo esta nota acabo de escuchar sirenas que anuncian que “desde Gaza están disparando hacia las comunidades de Israel” ¿Será que Israel atacó a Gaza y no me enteré? ¡Mundo! Lean en un rato y verán que eso no sucedió, no atacamos a los palestinos, ellos nos dispararon. ¿Ustedes se defenderían? Si pudieran elegir jugar un partido de fútbol ¿dónde lo harían en Gaza, Ramala, Siria o en Israel?, dejo esta respuesta a su elección.