Argentina conmemora el Día del Holocausto con un llamado a hacer memoria

Post thumbnailFoto: Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Argentina
El Gobierno argentino, junto a entidades de la colectividad judía en el país suramericano y sobrevivientes de la Shoá, conmemoró el Día del Holocausto con un llamado a sostener la memoria sobre los horrores del nazismo para evitar que se repitan.

"La pérdida es inmensa y por eso tiene que serlo también nuestro reconocimiento y nuestra memoria", dijo en un acto el presidente argentino, Mauricio Macri.

En el acto por el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, realizado en la sede de la Cancillería argentina, Macri señaló que los crímenes cometidos en los campos de exterminio nazi no solo marcan "un antes y un después para el pueblo judío sino para toda la Humanidad".

El jefe de Estado argentino, el primero que participa en una conmemoración por el Día del Holocausto, abogó por que "nunca más se repitan en el mundo procesos de violencia masiva".

"Sólo conociendo, recordando y contando lo que pasó vamos a poder evitar que vuelva a ocurrir algo semejante", aseveró.

El presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA, brazo político de la comunidad judía local), Jorge Knoblovits, dijo que "la Shoá constituyó el exterminio planificado, de manera industrial, surgido del odio visceral hacia la comunidad judía pero que atentó contra toda la Humanidad".

Knoblovits afirmó que para que esto no vuelva a suceder se debe "evocar la memoria de manera constante, a veces casi de manera incisiva".

"Para aquellos que niegan que hubo seis millones de muertos judíos en la Shoá podemos decirles que hubo un judío muerto seis millones de veces", sugirió.

En el acto, al que asistieron también representantes del cuerpo diplomático acreditado ante Argentina, se realizó la tradicional ceremonia de encendido de velas.

Sobrevivientes y descendientes encendieron seis velas en memoria de los seis millones de judíos exterminados por los nazis, entre ellos un millón y medio de niños asesinados en las cámaras de gas, y de todas las víctimas del régimen nazi.

El tramo más conmovedor del acto fue el testimonio dado por Raquel Mosovich, conocida en Argentina como Mónica Davidowic, nacida a finales de 1941 en el gueto de Lida, actual Bielorrusia.

Mosovich relató cómo sus padres salvaron su vida entregándola a una familia polaca, que le dio el nombre de Irina Shipula, cómo luego pasó un año en un orfanato en Suecia, hasta viajar a Montevideo para, de allí, establecerse en mayo de 1947 en Buenos Aires.

En la capital argentina, la niña fue adoptada por sus tíos, unos de los pocos sobrevivientes de una familia que perdió 41 integrantes por el horror nazi.

"En el marco de esta conmemoración, elevo mi voz en nombre de los que no tienen voz porque fueron aniquilados", dijo Mónica, quien tardó cuarenta años en reconstruir su verdadera historia.

Con un testimonio que dejó mudo al auditorio, la mujer dijo que comparte su historia cada vez que se lo piden "para preservar la memoria, contar, sensibilizar, no permitir el olvido, la negación y la banalización".

El Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto se conmemora anualmente el 27 de enero, aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau, el mayor campo de exterminio del régimen nazi. EFE