Arad: aires del desierto, culinaria  y de arte

Post thumbnailPaisaje y esculturas de Gamliel
La franja de Arad y sus alrededores es una región que ofrece el mejor clima para pasear y gozar de hermosos paisajes. El desierto tiene numerosas bellezas naturales y la ciudad de Arad, un poco olvidada en lo que respecta al turismo, es un buen lugar para pasar un espléndido y original descanso ya que en su cercanía yacen varios sitios de increíble belleza, además tiene el famoso aire límpido y las mejores vibraciones naturales.

Simcha  con su familia y un cuadro de Aliza


Arad se encuentra en la entrada del desierto de Judea y es la puerta de entrada principal a todas las atracciones del desierto: el Mar Muerto, Masada, el Bosque Yatir, Tel Arad, Susya y las colinas del sur de Hebrón.

Ana Sandler y Itzik Gamliel


Ana Sandler, que dirige la sección de turismo de la Municipalidad, nos cuenta que la ciudad tiene 30.000 habitantes, fue fundada en el corazón del desierto, en la actualidad cuenta con un centro comercial abierto, un centro comercial con aire acondicionado y un área de centros comerciales y recreación en su salida oeste. Los habitantes de Arad llegaron de todo el país y del mundo. Está habitado  por “sabras” veteranos y nuevos inmigrantes, miembros de la comunidad etíope y seguidores de la comunidad Gur, beduinos y una comunidad del sionismo religioso. Un recorrido por las calles de Arad revelará la diversidad de la población israelí.

Hostal “Zipor Midvar”


Agrega: “Arad es una ciudad joven con un espíritu de experiencia en recibir a viajeros de Israel y del extranjero. La ciudad es espaciosa, limpia, bien equipada y los corazones de sus residentes están abiertos para dar una cálida bienvenida a cualquier huésped”. Tiene un muy activo distrito de artistas, amplia y generosa hospitalidad hogareña con talleres creativos y comida, y una variedad de alojamientos a  precios más accesibles. Arad tiene más de 1,000 camas para una variedad de opciones: habitaciones, albergue juvenil, hotel de 3 estrellas y hotel boutique.

Inna y Alex en su hogar galería


Los turistas que lleguen a la ciudad deben tener en cuenta visitar el Museo de Arte Contemporáneo y el Museo Histórico. Los amantes de la naturaleza y el desierto encontrarán en Arad y sus alrededores más de 70 senderos señalizados dentro de la ciudad. Arad es el punto de observación elegido como uno de los 10 observatorios más hermosos de Israel. Además tiene un autódromo que es el único “Parque Motor” legal en Israel, con un circuito para carrera, situado en las cercanías del Parque Arad, una pista de 1,6 kms. de longitud, y un ancho de 10 metros.

Amos y Ronit Redlich


Conviene considerar la estadía de un fin de semana y visitar el nuevo hostal (Guesthouse)  con 20 camas, “Zipor Midvar” (“pajaro del desierto”) que abrió Michal Peretz, una experta guía de turismo que decidió volver a su nativa Arad y eligió para su hostal un sitio de mágico entorno desértico lleno de encanto único y que sin duda los que habitan en las grandes  ciudades, tienen pocas oportunidades de ver. Sitio web: https://www.desertbird.co.il/desert-bird

También hay interesantes propuestas culinarias, de artes y artesanías.

Roni Waldman


Simcha Madar Kaplan ofrece el proyecto “Yemenitas en el desierto”, una comida tradicional sabática yemenita pero durante toda la semana, acompañada de historias personales en su hogar donde se puede hospedar, escuchar, probar y experimentar la cultura yemenita. Aliza Ben-Ner es una “artista textil” que invita a visitar su casa, una galería diseñada en estilo marroquí. Esta artista logró crear a través del bordado y textil bellos paisajes.

Parque Motor


Alex e Inna abren su hogar para contar sobre sus fuentes de inspiración y cómo el arte se teje en la historia de sus vidas. Alex crea historias de hierro e Inna pinta motivos de la creación,  su hogar es una galería llena de esculturas y pinturas que también se pueden adquirir. En hebreo o ruso pero siempre con una taza de café y refrescos.

En la casa Amos y Ronit Redlich la pareja invita a alojarse en su casa en Arad, que también es una galería con las esculturas especiales de Amos. Ronit, autora de varios libros infantiles, cuenta historias sobre su infancia en Jerusalén y lee algunos de sus cuentos. La experiencia combina un recorrido por la galería y amena conversación con la pareja. La hospitalidad incluye refrescos y bebidas.

El jardín de esculturas de Yaffa e Itzik Gamliel. un artista que crea hermosas  y gigantescas esculturas con residuos metálicos y juntos llevan a los visitantes en un viaje maravilloso y lleno de historias fascinantes, condimentadas con humor jugoso entre las esculturas de metal que forman una especie de zoo con varios animales y una jirafa gigante.Todo esto frente al mar. La bailarina Roni Waldman Falah invita a un show “De Yemen a Rajasthan”  un viaje por el mundo a través de la danza, mientras comparte con su público la historia de su vida personal que se centra en el viaje entre culturas y la danza en diferentes estilos: flamenco, indio, gitano, yemenita y otros.