Analistas estiman que las sanciones de EEUU contra Irán serán un gran golpe

Post thumbnailEl presidente iraní Rohani en un desfile militar Foto: Tasnim News Agency Wikimedia CC BY 4.0
Las nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos contra Irán, tras su retirada del pacto nuclear (JCPOA, sus siglas en inglés) tendrán un gran impacto negativo sobre la economía de la República Islámica, tras un crecimiento del 12,5 % en el período 2016 y 2017.

Así lo afirma el prestigioso Instituto Internacional de Estudios Económicos de Viena (WIIW) en un estudio en el que asegura que muchas compañías multinacionales descartan la idea de seguir invirtiendo en Irán por miedo a las sanciones estadounidenses, que entrarán en vigor a partir del próximo mes de agosto.

Asimismo, el WIIW ve difícil que los países que permanecen en el pacto, como Francia, Reino Unido y Alemania, puedan incentivar a las empresas europeas a permanecer en Irán.

"Las preocupaciones sobre la nueva ronda de sanciones tuvieron ya un fuerte impacto sobre la economía iraní. Esto incluye una fuerte devaluación del rial iraní, pánico en el mercado doméstico y una fuerte huida de capitales desde enero de 2018", indica el informe.

"A la economía iraní le esperan tiempos difíciles y las sanciones de Estados Unidos van a endurecer una situación que ya era difícil. Con ello, se podría echar por tierra los éxitos de los últimos años podrían ser", concluye el WIIW.

Compensar a las compañías por las sanciones impuestas por Estados Unidos implicaría costes económicos muy elevados, señala la WIIW en el informe publicado con motivo de la visita del presidente iraní, Hassán Rohaní, a Viena.

En un intento de apaciguar la tensión tras la retirada de EEUU, Rohaní visitó Suiza y Austria, los dos países europeos que facilitaron en 2014 y 2015 la negociación del pacto nuclear y que sostienen estrechos lazos comerciales con Irán.

La visita de Rohaní a Viena se produce a dos días de una reunión a nivel ministerial de los países firmantes del JCPOA (menos Estados Unidos) en Viena.

Esa reunión podría ser clave para el futuro del acuerdo nuclear, firmado el 14 de julio de 2015 en Viena.

Según apunta el informe de WIIW, que se basa en informaciones de funcionarios iraníes, Teherán se centra en buscar mecanismos que le permitan garantizar sus ventas de petróleo y no tanto promover la inversión extrajera por parte de empresas europeas.

Una estrategia que el WIIW señala como "errónea" ya que, dadas las buenas condiciones de Irán con respecto a su capital humano y su acceso a recursos naturales, sus necesidades económicas pasan ahora por una mayor inversión en el sector tecnológico.

El WIIW subraya que la mejor estrategia para abordar estos problemas y mejorar las perspectivas económicas de Irán, sería establecer nuevas negociaciones con Estados Unidos. EFE