Alicia y los ciervos celebran Purim en la Opera Israelí

Post thumbnail¿Qué hacen los ciervos?
La Opera Israelí pone en escena para celebrar Purim entre el 20 y el 22 de marzo, dos exitosas óperas infantiles de alta calidad y que son muy atractivas para niños de 4 a 9 años y toda la familia. “Alicia en el país de las maravillas” y “Qué hacen los ciervos”. Junto a estas presentaciones se aprovecha el complejo instalado en el marco del Festival Yaron que se lleva a cabo en la explanada conjunta del teatro Hacámeri y del Museo de Tel Aviv, con una variedad de espectáculos para toda la familia, circo, payasos, cantos y bailes. Una amplia área abierta para niños con puestos de arte, complejo para niños pequeños y más. La entrada es gratis.

“Alicia en el país de las maravillas”, basada en la libro de Lewis Carrol, combina la opera con clips de animación, efectos, escenografía y coloridos trajes. Es una pieza original israelí con texto y música de David Zeba, bajo la dirección de Moshe Kaptan. Cantada en idioma hebreo con traducción de Ehud Manor, con escenografía completa, y ejecutada por los solistas de la Opera Israelí con acompañamiento de ensamble instrumental. Estarán en escena junto a Alicia el conejo blanco, el sombrerero loco, la oruga extraña, el gato de Cheshire y por supuesto la ambiciosa reina de corazones. El 20.3.

¿Qué hacen los ciervos? Una obra en la que la directora Shirit Lee Weiss y el músico Eran Zehavi crean un programa especial que trae al centro del escenario sus canciones favoritas y son parte de la banda sonora de la infancia de cada niño. Un show que trae el encanto de la infancia, con los nostálgicos poemas infantiles de Lea Goldberg y Miriam Yellin-Shtekelis que se unen a los compositores Yoni Rechter, Nurit Hirsch, Arieh Lebanon, Naomi Shemer, Zvika Pik y muchos otros. La producción da vida a los personajes principales de las canciones más populares y evoca la vida de ellos en el centro de las canciones familiares: Danny cuyas lágrimas lloran por sí mismas, Michael que prometió venir dos veces y no vino, la cebra que se niega a quitarse el pijama, el jabón que nunca dej