Acusan a Netanyahu de promover leyes para degradar la Corte Suprema y conseguir la inmunidad

Post thumbnailBenjamín Netanyahu - Foto Amos Ben Gershom - vía Flickr
El primer ministro condena los informes “distorsionados”

Los líderes de la oposición criticaron los informes de que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, estaría planeando promover un proyecto de ley que permitiría neutralizar los dictámenes de la Corte Supremo de Justicia, con lo cual el primer ministro podría evitar su procesamiento en tres casos pendientes de corrupción.

Según los reportes, el proyecto de ley le permitiría al Gobierno anular los fallos de la corte en asuntos administrativos. De hecho, también le facilitaría al Gobierno reenviar al Parlamento las leyes vetadas por la Corte Suprema.
De acuerdo con los informes, los conceptos del proyecto de ley serían incluidos como anexo legal en el acuerdo de coalición (que están negociando los partidos políticos) y en las directrices del nuevo gobierno, para asegurar su aprobación.

La propuesta le permitiría a Netanyahu evitar ser procesado por tres cargos de corrupción al darle al Gobierno el poder para anular una decisión hipotética de la Corte Suprema de quitarle la inmunidad.

Netanyahu respondió a los informes que: “Mi política siempre ha sido mantener un tribunal fuerte e independiente, pero eso no significa que sea omnipotente” y condenó a los medios de comunicación diciendo que se dedican a hacer “filtraciones tendenciosas e interpretaciones distorsionadas que incluyen sugerencias incorrectas”.

“Todo esto se hace con el fin de sembrar el miedo y evitar cualquier cambio, para evitar el restablecimiento del equilibrio necesario entre los poderes”.
En su primer discurso ante la Knéset (Parlamento), el nuevo líder de la oposición y ex jefe del Estado Mayor, Benny Gantz, denunció a Netanyahu por “devaluar el estado de derecho” y aseguró que “no lo dejaremos pasar”.

“Vengo hoy a luchar contra la nueva amenaza que enfrentamos, una amenaza para el funcionamiento del sistema democrático y sus instituciones legales y constitucionales”, declaró Gantz.

“Es inaceptable que se hagan acuerdos que tienen como objetivo dañar el estado de derecho y socavar los pilares de la democracia en beneficio de un primer ministro que tiene tres acusaciones pendientes en su contra”.

El diputado Yair Lapid, que secunda a Gantz en la dirección del partido Kajol Laván (Azul y Blanco), aseveró que: “La gente tiene que salir a las calles antes de que se destruya nuestra democracia”, y agregó que el partido gobernante Likud se ha convertido en una organización cuyo objetivo es permitirle a Netanyahu evitar la prisión.

Lapid caracterizó los últimos esfuerzos como un intento de “convertir al Estado de Israel en Turquía”, refiriéndose a los cambios recientes que le permiten al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, consolidarse en el poder para las próximas décadas.■