Acusaciones y juicios criminales no impiden la reelección para algunas municipalidades

Post thumbnailMiriam Feirberg de Netania e Itamar Shimoni de Ashkelon. Foto Wikipedia
Bajo la ley israelí, los candidatos a alcaldes pueden postularse para los municipios locales con acusaciones o condenas a sus nombres y sólo pueden ser descalificados de la carrera con una condena por delitos que conllevan a indecencia moral.
En Netania, la alcaldesa Miriam Feirberg, obtuvo un quinto mandato con aproximadamente el 50% de los votos. Feirberg-Ikar, ha estado bajo investigación criminal desde el 2016. Los fiscales aún tienen que anunciar si presentarán cargos en su caso, que se centra en el presunto fraude y abuso de confianza sobre los beneficios a desarrolladores de bienes raíces.
Fue reelegido el alcalde de Nazaret, Ali Salam, quien estuvo bajo investigación criminal en mayo. La policía dijo en su momento, que detuvieron a varios funcionarios de la ciudad para ser interrogados sobre sospechas de robo, aceptar regalos ilegales en circunstancias agravantes, fraude y abuso de confianza.
En Hadera, el titular Tzvika Gendelman, también mantuvo su posición con aproximadamente el 40% de los votos. En junio de 2018, Gendelman, estaba entre varios sospechosos interrogados por la unidad antifraude de la policía, Lahav 433, luego de una redada matutina en sus hogares y oficinas.
Dov Litvinoff, del Consejo Regional de Tamar, mantuvo su intendencia a pesar de haber sido acusado de aprobar una transferencia de 400.000 shékels de fondos estatales aparentemente a una empresa privada. El fiscal general Avichai Mandelblit, intentó suspenderlo y le solicitó a un panel del Ministerio del Interior convocar y destituir a Litvinoff de su cargo, pero el comité rechazó la solicitud.
Jacky Sabag, de la alcaldía de Naharia, fue destituido de su cargo después de casi tres décadas, por Ronen Marley. En 2008, fue declarado culpable de verter aguas residuales sin tratar en el Mediterráneo y se le ordenó pagar una multa de 8,000 shékels. El alcalde de 74 años se encontró nuevamente bajo el ojo de la policía con un interrogatorio en julio de 2018 bajo sospecha de abuso de confianza, en un sondeo de informes que se remonta a 2013 y sigue abierto.
Y finalmente, entre otros alcaldes acusados de diferentes cargos le toca el turno a Itamar Shimoni de Ashkelon, acusado por cargos de soborno y abuso de confianza suspendido de su cargo por el Ministerio del Interior. Shimoni, fue superado en la alcaldía por su oponente Tomer Glam.