A medida que se desarrolla la competencia entre Estados Unidos y China, Rusia observa de cerca

Post thumbnailXi Jinping y Vladimir Putin, foto a través de Wikipedia
La posición de Rusia es crucial en el desarrollo de la competencia entre Estados Unidos y China. Hay dos escenarios probables. En uno, Rusia puede maniobrar entre las potencias y marcar goles geopolíticos en su vecindario y en el Medio Oriente. En el otro, Rusia es lanzada por Occidente como un enemigo absoluto, lo cual deja poco espacio para el compromiso y permite que el país caiga, aún más, bajo la influencia china.

Las relaciones de Rusia con Occidente están en su punto más bajo en dos décadas. Patrones similares de calentamiento y enfriamiento han tenido lugar de manera intermitente desde que Rusia emergió como una gran potencia euroasiática a principios del siglo XVIII. Cada crisis con Occidente alternaba con el acercamiento y, a veces, con la plena cooperación militar y de seguridad.

Un rasgo inmutable de esas relaciones era que Rusia apenas tenía alternativas de política exterior con las cuales equilibrar su cosmovisión geopolítica orientada al oeste. Para Moscú, Occidente siguió siendo una fuente importante de progreso tecnológico, económico y político, aunque siguió siendo una amenaza existencial, como lo demostraron varias invasiones militares de europeos occidentales en el corazón de Rusia.

Esto cambió a principios de la década de 2000, cuando el ascenso de China le dio a Rusia una nueva carta para jugar. Las élites políticas rusas de hoy abogan por una política exterior más equilibrada en la que los intereses del Kremlin se encuentren en todas las principales regiones de Eurasia. Según esa visión, la política exterior de Rusia ya no está vinculada a ninguna región específica, sino que se extiende de manera uniforme en una era de "Rusia global".
Desde la perspectiva rusa, la competencia entre Estados Unidos y China es un desarrollo geopolítico que podría ofrecer muchas oportunidades a Moscú. Estados Unidos, que alguna vez se enfocó en contener a Rusia mediante un apoyo más amplio a los territorios vulnerables, desde Escandinavia hasta el Mar Negro, ahora se enfoca en Siria y otros puntos problemáticos de Medio Oriente y está desviando su atención de las fronteras de Rusia hacia el Indo-Pacífico.
Existe, de hecho, una necesidad urgente de este cambio en el enfoque estadounidense, ya que el poder de China supera con creces el de Rusia. Pero para los rusos, el cambio en la cosmovisión estadounidense significa que el poder estadounidense se agotará aún más que en la década de 2000. Durante las primeras dos décadas del siglo, Estados Unidos ingresó a Afganistán e Irak y luego se involucró en Siria, gastando billones en general.

Esto significa que el giro de Rusia hacia el Este, reequilibrando Occidente con China, tiene un significado geopolítico mucho más profundo de lo que muchos creen. La cooperación entre Rusia y China va mucho más allá de la "asociación de conveniencia" propuesta por muchos analistas.

A medida que la competencia entre Estados Unidos y China persista (como es probable que lo haga durante décadas), será más fácil para Rusia maniobrar y alcanzar al menos algunos objetivos geopolíticos en su vecindad inmediata. Para Moscú, cuanto más dure la competencia económica y militar entre las dos potencias, mejor, ya que ayudará a Rusia a posicionarse como un polo separado de la gravitación geopolítica.

A menudo olvidamos que para los rusos, China y Estados Unidos son rivales geopolíticos a largo plazo del mismo calibre. El Kremlin no confía en ninguno de ellos, y su competencia redunda en beneficio de Rusia. Una situación similar existía antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando Stalin y los bolcheviques percibieron todas las potencias occidentales como hostiles. Para obtener una ventaja geopolítica era necesario fomentar desacuerdos entre los nazis y Francia y Gran Bretaña.

Si bien esa estrategia funcionó entonces, esta es una era diferente. Primero y principal está la lucha a gran escala entre chinos y estadounidenses. Aún así, la cosmovisión geopolítica inherente de los rusos sigue siendo la misma: abstenerse de participar directamente en la competencia entre Estados Unidos y China e intentar aprovecharla para ganar puntos geopolíticos. El objetivo final es que tanto EE. UU. como China se acerquen a Rusia para obtener apoyo geopolítico.

El tiempo dirá si esta estrategia funcionará. Estados Unidos está presionando cada vez más a los aliados y socios de todo el mundo para que desistan de la cooperación militar y de seguridad con los chinos. Está surgiendo un bloque tecnoeconómico liderado por Estados Unidos claramente definido. Por el momento, Rusia está más cerca de China por florecientes lazos económicos y militares, pero los rusos temen que una China poderosa pueda desafiar estratégicamente los intereses de Moscú en Asia Central y en otros lugares.
Idealmente, Washington preferiría que Moscú se acercara más a Estados Unidos, en lugar de volverse hacia China. Tal vez se harán grandes esfuerzos para salvar las relaciones rotas con el Kremlin. El problema será cuántas concesiones pueden hacer Estados Unidos y la UE. Los puntos focales serán, en primer lugar, Ucrania, y luego Moldavia y Georgia. Se pueden ofrecer algunas concesiones, pero es poco probable que el Occidente colectivo abandone sus esfuerzos económicos y militares de décadas en el antiguo espacio soviético.

Del mismo modo, Rusia tratará de ganar puntos en el Medio Oriente. Occidente podría ser más conciliador allí, pero no hasta el punto de abandonar la región por completo.

Esto lleva a otro escenario en el que Occidente no intente acercar a Rusia, sino que permita que sea arrastrado a la órbita de China. Muchos creen que el Occidente colectivo no podría igualar los recursos combinados de Rusia y China. Esto podría no ser del todo cierto. Después de todo, EE. UU. logró contener a los soviéticos y los chinos cuando estuvieron cerca en la década de 1950 y principios de la década de 1960, una época en que sus satélites controlaban la mayor parte de la masa continental de Eurasia. Esta tradición estadounidense podría servir de base para una confrontación más pronunciada con los poderes no democráticos.

Esto significaría que las esperanzas rusas de obtener ganancias geopolíticas de grandes intercambios geopolíticos con Occidente podrían no materializarse. El país podría verse más atraído hacia la esfera de influencia tecnológica, militar y de seguridad china.

La posesión de un gran arsenal nuclear no sería un punto de influencia para Moscú. La influencia china se expandiría en todas las esferas no nucleares. Con Rusia esencialmente aislada de Occidente, sería incapaz de contener el poder económico y militar de China en Asia Central y Medio Oriente.

Cualquiera de estos escenarios podría desarrollarse. Rusia podría intentar jugar el difícil juego del equilibrio entre Occidente y China para obtener concesiones de ambos. Sin embargo, las esperanzas a largo plazo del Kremlin podrían desvanecerse si Estados Unidos considera que Rusia y China están estratégicamente vinculadas en el campo enemigo. Con China dominante y Europa dudando en ayudar, habría muy poco espacio para la cooperación.

Fuente: Centro Begin-Sadat para Asuntos Estratégicos-BESA




Emil Avdaliani enseña historia y relaciones internacionales en la Universidad Estatal de Tbilisi y la Universidad Estatal de Ilia (Georgia). Ha trabajado para varias empresas consultoras internacionales y actualmente publica artículos sobre desarrollos militares y políticos en el antiguo espacio soviético. Se especializa en el antiguo espacio soviético y en Eurasia, en general, con un enfoque particular en la política interna y externa de Rusia, las relaciones con Irán, China, la UE y EE. UU. Publica regularmente con BESA trabajos sobre desarrollos militares y políticos en Eurasia.